RECICLAJE DE METALES

proceso.jpg





La chatarra se divide en dos tipos: metales ferrosos y no ferrosos. La chatarra férrica es la chatarra de hierro y acero. Esto incluye la chatarra de los vehículos viejos, electrodomésticos, vigas de acero, las vías de ferrocarril, buques, y envases de alimentos y otros recipientes. Son recogidas, seleccionadas y apiladas, luego puestas en una prensa de chatarra y transportadas para la venta e fundiciones.
La chatarra de metales no ferrosos es la chatarra de metales diferentes del hierro y el acero. Por ejemplo la chatarra no ferrosa esta compuesta por láminas de aluminio y latas, cobre, plomo, zinc, níquel, titanio, cobalto, cromo y otros metales preciosos. Aunque hay menos desechos no ferrosos que chatarra férrica, normalmente este tipo de metales tiene más valor financiero. Millones de toneladas de chatarra de metales no ferrosos son recuperados por los procesadores y recicladotes de fundición secundaria, refinados, en forma de lingote para los fabricantes, las fundiciones, y otras industrias.
La chatarra de metales ferrosos y no ferrosos, puede clasificarse como “chatarra de origen” o “chatarra comprada”
La chatarra de origen es chatarra generada en la fábrica, refinería, o fundición, y, en general, es recuperada y utilizada de nuevo en la misma planta. La chatarra de origen nunca sale de la planta.
Por ejemplo la Chatarra de acero es fundamental en el proceso de fundición del nuevo acero y pueden reciclarse indefinidamente sin perder su calidad. Debido a sus propiedades magnéticas es fácil de recuperar, incluso en residuos sin clasificar.
La chatarra comprada representa un gran porcentaje de los metales a reciclar pero debe ser recogida antes de poder entrar en el proceso de reciclaje. Los grandes electrodomésticos como los frigoríficos por ejemplo, históricamente han sido recogidos por los comerciantes de chatarra debido al gran valor del metal recuperado. Las nuevas legislaciones sobre el reciclaje de frigoríficos y de fin de vida útil de los vehículos está cambiando la función específica de las empresas de reciclado de metales en la recogida y el procesamiento de estos productos, pero su importancia en la recuperación de los componentes de metal no ha cambiado.
Los recicladores de Electrónica están jugando un papel cada más importante en una economía en la que los residuos electrónicos forman un porcentaje cada vez mayor, debido a legislaciones cada vez más concientes de la contaminación que producen estos aparatos electrónicos.
Aparatos electrónicos como los móviles o celulares generalmente están siendo recogidos por los puntos de venta de estos, estas tiendas se encargan de su transporte al punto de reciclaje.
Los ordenadores o computadores también deben ser reciclados adecuadamente, antes de tirarlos a la basura, averigua en tu localidad que entidad se encarga de su recogida